Un juez de Estados Unidos dio luz verde al acuerdo que estableció la empresa Volkswagen para pagar 15 mil millones de dólares como indemnización a los 480 mil dueños de autos diésel cuyo programa que medía la emisión de contaminantes fue trucado.

El acuerdo aprobado estuvo a cargo de un tribunal en la ciudad de San Francisco quien aprobó la moción del gigante alemán porque la consideró “adecuada y equitativa”.

La semana pasada, se determinó que el grupo Volkswagen pagara 175 millones de dólares por concepto de honorarios a los abogados que demandaron a la empresa en nombre de los propietarios de vehículos afectados por los motores trucados en Estados Unidos.

A eso se sumará al pago de mil 210 millones de dólares que deberá abonar a los concesionarios vendedores de la marca como compensación.

La automotriz, de origen germano, además, aportará al gobierno norteamericano 2 mil millones de dólares a lo largo de diez años para promover la construcción de infraestructuras para los vehículos eléctricos, desarrollar una flota de coches compartidos cero emisiones y otros esfuerzos para impulsar la compra de vehículos ecológicos.

Otros 2 mil 700 millones de dólares irán destinados al mismo gobierno para favorecer la sustitución de autobuses públicos por otros más nuevos e infraestructuras que ayuden a reducir las emisiones diésel.

El desembolso por este escándalo denominado como “diéselgate” le ha significado a la firma alemana unos 16 mil 700 millones de dólares.

Cabe mencionar que fue en septiembre de 2015 cuando salió a la luz que la firma germana había instalado ilegalmente un software para cambiar los resultados de controles técnicos de emisiones contaminantes.

Fuentes: Vanguardia/Expansión