26 de octubre, 2016 — El coordinador humanitario adjunto de Naciones Unidas en Nigeria, Peter Lundberg, indicó hoy que el país africano se enfrenta a la peor crisis humanitaria del continente africano.

Lundberg manifestó que 400.000 niños padecen inanición y los habitantes de ese país se enfrentan a escaso o nulo acceso a agua potable, a servicios de salud, protección, educación y seguridad alimentaria.

El representante de la ONU agradeció la ayuda humanitaria proporcionada hasta el momento por el Gobierno y la comunidad humanitaria pero destacó que las necesidades a las que se enfrenta el país son mayores que la capacidad de respuesta.

Por eso motivo, indicó que se debe asegurar en los próximos meses los recursos y capacidades para aumentar la ayuda humanitaria.

Lundberg reconoció la importancia de las contribuciones del Fondo Central para la Acción en Casos de Emergencia (CERF) de la ONU pero resaltó que el Plan de Respuesta Humanitaria para Nigeria de este año solo recibió el 37% de los 484 millones de dólares solicitados.

Sin embargo, destacó que la máxima prioridad del Plan de Respuesta continúa siendo la seguridad alimentaria, que solamente cuenta con un 25% de los fondos requeridos.

Centro de Noticias ONU