Metallica inició un nuevo ciclo en México. Desde su creación, hace 35 años, la banda ha vivido aquí algunos de los episodios más importantes de su carrera, incluido el récord que impuso hace cuatro años, cuando realizó ocho conciertos en el Palacio de los Deportes y grabó parte de Metallica: through the never, su primer DVD en 3D.

La semana pasada, el famoso cuarteto estadunidense visitó la capital mexicana para presentar a la prensa y a un sector de seguidores Hardwired… to self-destructed, su primer álbum de estudio en ocho años y con el cual la agrupación regresará al Foro Sol el 1 de marzo próximo para interpretarlo en vivo.

Aunque el disco verá la luz oficialmente el 18 de noviembre, tanto en su formato físico como digital, los dos sencillos que Metallica estrenó recientemente, Hardwired y Atlas, rise!, le dan una idea al escucha del prometedor sonido que ha impreso en su nuevo trabajo.

De la mano del productor Greg Fidelman, el conjunto integrado por el vocalista James Hetfield, el baterista Lars Ulrich, el guitarrista Kirk Hammett y el bajista Robert Trujillo refleja una interesante transición sonora que conlleva su regreso a las raíces del thrash metal, y con el cual promete seducir a nuevos y viejos seguidores.

“¡Metallica está lista para el futuro!”, dijo emocionado Robert Trujillo, en una entrevista con 24 HORAS durante su paso por la CDMX.

Al igual que sus compañeros, el bajista de origen mexicano pasó todo una tarde platicando con medios de comunicación latinoamericanos en un lujoso hotel de avenida Reforma, en la capital mexicana, para hablar sobre el nuevo álbum de la banda y su esperado regreso a la industria discográfica tras un largo receso en el que el grupo realizó varias giras, grabó un DVD y hasta ofreció un concierto en la Antártida, en 2013.

“Estamos viviendo una gran etapa como banda y este disco lleva la energía que la ha caracterizado a su máxima expresión”, agregó el músico sobre el décimo trabajo en estudio de la que es considerada la banda de heavy metal más grande del mundo.

Hardwired… to self-destructed fue grabado de mayo a agosto de 2015 en los estudios de Metallica, en San Rafael, California. Greg Fidelman coprodujo el material, junto con James Hetfield y Lars Ulrich, llevando al grupo a reactivar su poderosa maquinaria, algo que sus seguidores de antaño le reclamaron por años tras la salida de álbumes como Load (1996) y St. Anger (2003).

Multiples personalidades sonoras

“Metallica ha sido siempre una banda muy poderosa y ha tenido oportunidad de probar con diferentes sonidos y adoptar diversas personalidades. Una de las grandes cosas que trajo Death magnetic (2008) fue la participación de Rick Rubin como productor, quien logró una reconexión que impulsó a James y Lars a retomar sus raíces del thrash”, explicó el músico de 52 años.

En el álbum, Trujillo se estrenó como coautor del tema Man unkind junto con Hetfield y Ulrich, experiencia que significó algo emocionante y un reto personal.

“Obviamente existen otras grabaciones donde participé, como la que hicimos con Lou Reed, pero en términos de nuevas canciones esta fue mi segunda participación como autor”, señaló.

“A veces (en el estudio) me tocaba mediar un poco entre James y Lars, y traer un poco de paz”, concluyó sonriente el bajista.