Declaraciones de la iglesia obligan la intervención de Gobernación: Elizabeth Mateos 

01 de Noviembre de 2016

· Una vez más el posicionamiento del clero católico busca generar un clima de odio que divide a los mexicanos

· No habrá marcha atrás en el derecho de la mujer a decidir sobre su cuerpo, aunque haya a quien no le parezca importante

Las declaraciones de la iglesia católica en cuanto a que “con los impuestos de la ciudadanía se paga la muerte de un niño”, haciendo referencia al derecho a la interrupción legal del embarazo que tienen las mujeres en la Ciudad de México, hacen obligatoria la intervención de la Secretaría de Gobernación (SEGOB) para acallar esas voces que sólo generan un clima de odio.

Así lo manifestó la diputada del Partido de la Revolución Democrática (PRD), Elizabeth Mateos Hernández, al tiempo de solicitar a la autoridad federal actuar en este tema ya que no es la primera vez que el clero católico intenta dividir a los mexicanos hablando de “asesinatos”, cuando de lo que se trata es de un derecho de la mujer a decidir sobre su cuerpo.

“La Ciudad de México hizo realidad este derecho por una cuestión de salud pública, ya que se sumaban por miles las mujeres que perdían la vida al realizarse abortos en clínicas clandestinas y en condiciones de higiene poco seguras”, dijo la presidenta de la Comisión de Atención a Grupos Vulnerables de la Asamblea Legislativa del Distrito Federal (ALDF).

Mateos Hernández recordó que el cardenal Norberto Rivera Carrera lamentó que la Ciudad de México no sea como hace 20 años en costumbres, prácticas públicas, legislación y comportamiento ciudadano, pues actualmente vive situaciones que antes no se daban y que nadie imaginaba la posibilidad de matar a un niño y hasta que se pague con los impuestos.

Con relación a las declaraciones del presidente nacional de Morena, Andrés Manuel López Obrador, sobre que la interrupción del embarazo “no es un asunto importante”, la diputada perredista afirmó que esta posición demuestra que al político tabasqueño no le interesan los derechos de las mujeres.

“Es evidente que al señor no le interesan los derechos de las mujeres, que para él no son importantes, como muchos otros derechos de los que prefiere no hablar porque revela su verdadera personalidad conservadora. Desde hoy le decimos que no habrá marcha atrás en ninguna de las garantías que se han ganado en la Ciudad de México; por el contrario, seguiremos ampliándolas y éstas quedarán plasmadas en la nueva Constitución de la Capital del país”, aseveró.