En el lanzamiento del encuentro nacional “Yo opino, es mi derecho”, dirigido a jóvenes de entre 4 y 18 años de todo el país, la Mandataria destacó la importancia de este ejercicio en la creación de cultura cívica.

En este sentido, se refirió a la baja participación registrada en las últimas elecciones municipales, señalando que “debilita el poder de los ciudadanos para influir de verdad en los asuntos comunes. Y con la elevada abstención, todos hemos perdido. Nadie puede sacar cuentas alegres cuando tanta gente cree que su voto no es importante”.


Hasta la Escuela Básica General Carlos Prats González, en Huechuraba, llegó la Jefa de Estado, Michelle Bachelet, junto a la ministra de Educación, Adriana Delpiano, para conversar con un grupo de alumnos de entre 5° y 8° básico, en el marco del lanzamiento del Encuentro Nacional “Yo opino, es mi derecho”, dirigido a niñas, niños y adolescentes entre los 4 y los 18 años, para que ejerzan su derecho a opinar y a incidir en el país que quieren vivir.

Las inscripciones para este proceso participativo partieron el 7 de octubre y durarán hasta el 9 de noviembre y los resultados obtenidos serán entregados a la Presidenta de la República. En su primera versión, participaron cerca de 1 millón de jóvenes, cuyas opiniones fueron utilizadas para la definición de la nueva Política Nacional de Niñez y Adolescencia y el proyecto de Ley de Garantías de Derechos de las Niñez.

En su discurso, la máxima autoridad valoró el alcance de este programa, señalando que “estamos felices de la buena acogida que ha tenido hasta ahora la campaña ‘Yo opino, es mi derecho’. Se han inscrito más de 2 mil establecimientos en todo Chile, con casi 18.400 cursos. Esto va a permitir que participe medio millón de niños, niñas y adolescentes”.

Esta instancia de participación fue diseñada en el marco de la colaboración conjunta entre el Consejo Nacional de la Infancia y el Ministerio de Educación. Está en línea con el “Nuevo Trato con la Niñez” y apunta a reforzar los propósitos de los Planes de Formación Ciudadana, de acuerdo a las disposiciones de la Ley 20.911, promulgada en marzo de este año.

Pueden participar establecimientos educacionales municipales, privados y particulares subvencionados del país, jardines infantiles, agrupaciones juveniles e infantiles y los niños, niñas y adolescentes que se encuentren en aulas hospitalarias, con residencia en el extranjero, privados de libertad o en situación de calle. Gracias al apoyo del Instituto Nacional de la Juventud (INJUV), el Servicio Nacional de Menores (SENAME), el Ministerio de Salud, la Fundación Don Bosco y la Fundación Paréntesis, también se incorporarán quienes que no se encuentren escolarizados o tengan situaciones de escolarización específicos.

La Presidenta Bachelet destacó la importancia de este ejercicio a futuro, porque los niños y adolescentes serán sujetos de derecho y ciudadanos del mañana.

“Queremos que desde muy pequeños vayan aprendiendo este proceso de tomar decisiones, que se involucren y que entiendan también cuán necesaria es su opinión y su presencia. Porque la participación en decisiones que les afecten, es uno de los cuatro principios fundamentales establecidos en la Convención sobre los Derechos del Niño –y la niña-, que Chile ratificó el 14 de agosto de 1990. Es decir, esto es algo que queremos que sea así, pero además nos hemos comprometido internacionalmente que sea así, hace ya muchos años”, afirmó.

Del mismo modo, subrayó que este tipo de actividades ayuda a formar una cultura democrática desde pequeños, la cual establece “que tenemos que respetar las opiniones ajenas, que podemos criticar, pero de buena manera y hacer propuestas; que implica escuchar y conversar; que implica convivir y además resolver problemas o conflictos pacíficamente. Y esas son, justamente, las capacidades que se busca desarrollar con el ‘Yo opino, es mi derecho’”.

La Jefa de Estado abordó también la realidad de la participación en nuestro país, puntualizando que “nuestra democracia tiene una debilidad, y lo comprobamos en la reciente elección municipal: la abstención, cualquiera sea la razón que la motiva, debilita el poder de los ciudadanos para influir de verdad en los asuntos comunes. Y con la elevada abstención, todos hemos perdido. Nadie puede sacar cuentas alegres cuando tanta gente cree que su voto no es importante”.

Finalmente, la Mandataria se refirió a la discusión del proyecto de reajuste al sector público y aseguró que “es importante que haya un reajuste para los trabajadores y trabajadoras y, a la vez, ser responsable con nuestra economía. Así que espero que podamos seguir haciendo todo lo posible para que los trabajadores y trabajadoras de Chile puedan contar con un reajuste, basado en la responsabilidad por el momento económico en que nos encontramos”.

Ir a Discurso

Para compartir esta galería, se debe copiar y pegar el siguiente código en su página web: